El retroproyector

El retroproyector se lleva usando muchos años en el aula. Ya ha quedado algo anticuado frente a las pizarras digitales, pero aún así su uso sigue siendo muy productivo.

Las ventajas que tiene es que se puede usar sobre cualquier superficie, se pueden hacer ampliaciones y correcciones directamente en las transparencias con rotuladores de colores. El inconveniente que tienen es que no son baratos. Además habrá que tener en cuenta que a la hora de escribir un texto si queremos que sea legible, no deberán sobre pasar las “seis palabras por línea, y las seis líneas por transparencia.”

Es un material con el que el niño se centrará más en lo proyectado, pues el ambiente oscuro con el punto de luz le ayudará al alumno con TDAH a fijar la atención en la lección. Además, podemos proponer que los niños se tumben en el suelo para hacer la actividad viendo la proyección en el techo, de forma que la actividad se vuelva lúdica.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s